:

 

Taco PozoEl primer destino fue la Parroquia Santa Rosa de Lima de la localidad de Taco Pozo donde el obispo fue recibido por el párroco, padre Rubén Pérez. Dicha localidad dista a más de 300km de la sede diocesana. Allí celebró la Eucaristía e impartió el Sacramento de la Confirmación. Participaron numerosos fieles; además de las Religiosas que colaboran con actividades misioneras en la extensa jurisdicción parroquial que incluye cerca de 30 comunidades.

Otra visita fue a la comunidad de Comandancia Frías y Fuerte Esperanza que pertenecen a la parroquia San Francisco Solano con sede en El Sauzalito. Allí, junto al párroco, padre Adolfo Koska y las Religiosas tuvo lugar el encuentro con un nutrido grupo de jóvenes que, luego de una intensa preparación, han recibido el sacramento de la Confirmación.

Monseñor Barbaro agradeció el sacrificio que realiza cada uno para crecer como persona y como cristiano; además animó a las comunidades que, junto a las Religiosas y a los sacerdotes, puedan anunciar con gozo el Evangelio de Jesucristo. Especialmente a los jóvenes les explicó que recibir el Sacramento de la Confirmación significa configurarse con Cristo y recibir la fuerza del Espíritu Santo; de esa manera podrán colaborar a edificar una sociedad mejor, basada en los valores cristianos.

El obispo pudo escuchar detenidamente el trabajo pastoral que vienen realizando los fieles, las Religiosas y los Sacerdotes tanto en los pueblos como en los parajes dispersos en esa amplia zona chaqueña. Las dificultades son variadas, desde los caminos de tierra y el mal estado por las lluvias periódicas, como el difícil acceso a los centros de salud por las distancias que separan alas comunidades. Por eso, es una prioridad en la pastoral que, junto a la catequesis, se lleve adelante una intensa tarea social, de promoción humana, con particular atención a las comunidades aborígenes, mayoritariamente de la etnia Wichi.