Como en la imagen se observa que María lleva el niño en alto, así la Virgen quiere disponer a cada fiel a poner a Cristo en primer lugar. Por otra parte, ante los imprevistos de la vida y las dificultades, ella se presenta como auxilio de los cristianos, como una luz para disipar momentos de oscuridad.

Las celebraciones tuvieron lugar durante toda la jornada. El obispo pudo saludar a las Religiosas que hace un par de años llevan adelante diversas actividades de promoción humana y catequesis, también saludó a referentes de los diferentes grupos y pastorales. Además se reunió con jóvenes para escucharlos darle algunos consejos ante la propuesta de consolidar próximamente una pastoral juvenil.

El párroco agradeció la visita pastoral del obispo y lo invitó a un ágape fraterno en el salón parroquial junto a los fieles.


colabora hoy