:

Novedades

El pasado 3 de julio, el Obispo de la Diócesis de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña, Monseñor Hugo Barbaro, participó de la inauguración de un nuevo edificio escolar en la localidad chaqueña de Gancedo y bendijo sus instalaciones. Contó, además, con la presencia del Gobernador de la Provincia del Chaco, Ingeniero Domingo Peppo, el Intendente Municipal de Gancedo Alberto Korovaichuk, Ministros, Miembros del Concejo Municipal, y autoridades educativas.

En las nuevas instalaciones funciona la Unidad Educativa de Gestión Privada Nº 164, San José que dista a casi 200 kilómetros de la sede diocesana, en el sudoeste de la Provincia del Chaco, a pocos kilómetros de Santiago del Estero.

La iniciativa de un nuevo Colegio inicia en el año 2009 cuando el presbítero Nelson Goicochea y fieles de la comunidad veían la necesidad del mismo. Existía un solo Colegio en la zona y varios alumnos debían trasladarse -40 kilómetros- hasta la localidad vecina de General Pinedo. Con el apoyo del Intendente Municipal se continuó con las gestiones y con la búsqueda de locales para el funcionamiento provisorio.

Los primeros pasos tuvieron sus desafíos. Muchas personas invirtieron generosamente tiempo, esfuerzo e ilusiones. Muchos padres se jugaron por un proyecto incipiente, que contó con el apoyo desprendido de quienes veían en este proyecto una oportunidad importante para el futuro de los propios hijos, de quienes pasarían por sus aulas y del mismo pueblo de Gancedo.

La nueva Unidad Educativa, se compromete a sumar esfuerzo de todos los educadores con la peculiaridad de responder al deseo de los padres de que sus hijos sean educados desde la mirada cristiana de la persona y de las distintas realidades de este mundo.

En sus palabras, el Obispo destacó: “Si todos buscamos la Verdad y el Bien no debería diferenciarse mucho el contenido educativo, pero sabemos que la mirada desde la fe cristiana tiene sus connotaciones”.

“Dios nos quiere constructores del mundo que Él vio al crearlo. Por tanto en la educación habrá parámetros de Justicia social, de solidaridad entre los seres humanos, de pautas en las relaciones entre las personas y los pueblos” agregó el obispo.

Refiriéndose a la familia, el obispo recordó uno de los desafíos: “Hoy en día parece una cuenta pendiente en la sociedad que produce muchos sufrimientos. El individualismo     -me ocupo de mí y que los demás se arreglen- no es cristiano; desde niños hay que formar en vínculos sanos y generosos que acaban conformando una personalidad capaz de asegurar una familia sólida, en la que la felicidad está más en dar que en el recibir, y en la que los hijos no solo reciben una adecuada contención, sino que se forman en ese espíritu de generosidad, cariño y la entrega a los demás tan propio de un cristiano”.

Finalmente, Monseñor Barbaro, agradeció a todos los que han impulsado esta iniciativa y a los que la seguirán impulsando esta gran tarea. Seguidamente se procedió a la bendición del nuevo edificio.  

Por su parte, el Gobernador, manifestó la enorme alegría que produce este hecho fruto del sacrificio y de la lucha y como ese un espacio debe continuar brindando calidad educativa, para sumar al progreso de la sociedad.

IMG 20170704 WA00034

2a.png