:

IMG 20160321 WA0027Jesucristo mostró continuamente el rostro Misericordioso de Dios. Ya resucitado sigue mostrando esa Misericordia Infinita de muchos modos, también a través de los discípulos que dejó en la tierra. Nos lo dice la primera Lectura de los Hechos que escuchamos: los Apóstoles hacían muchos signos y prodigios en el pueblo.  La gente hablaba bien de ellos, eran evidentemente ejemplares; crecía el número de los que creían en el Señor. Esos discípulos eran hombres de una fe grande; tenían limitaciones como las tenemos nosotros, pero seguían a Jesús de todo corazón, eran rectos, se esforzaban en ser santos. Cristo podía obrar prodigios a través de estos hombres. ES impresionante lo que acabamos de oír: gente incluso de otros pueblos traía enfermos y los sacaban a la calle para que la sombra de San Pedro los tocara y entonces quedaban sanados de sus enfermedades. Impresionante lo que hacía Jesús a través de la fe y la santidad de Pedro.

MisaCrismal2El Espíritu del Señor está sobre mí, porque me ha ha consagrado por la Unción (Is. 4, 16). Experimentamos una gran alegría por haber sido elegidos y consagrados sacerdotes, y nos alegra poder renovar públicamente en cada Misa Crismal nuestro deseo de ser fieles a Dios. Conocemos nuestra debilidad, por eso le pedimos ahora una vez más que su Gracia nos guíe, y estamos seguros de que lo hace porque confiamos en su palabra: El Espíritu del Señor está sobre mí.

1a.png