:

escudo

Queridos sacerdotes:

            Comienzo a escribir estas líneas en el horario en el que en otros años comenzábamos a reunirnos previo a la Misa Crismal. Todos echamos de menos esos encuentros esperados y fraternos, celebrando juntos la Eucaristía  en el día de su institución y del sacerdocio.

            Espiritualmente muy unidos damos gracias al Señor por el sacerdocio recibido, gran regalo de Dios en servicio de los demás.  

El servicio pastoral es lo que llena nuestras vidas y nos hace muy felices. Supone un sacrificio gustoso, sabemos que es la Voluntad de Dios y la hacemos con alegría, apoyándonos en Él.

 

 escudo

Muy queridos fieles. Estamos viviendo La Semana Santa de un modo que no podíamos imaginar: en aislamiento social. No podrán asistir físicamente a las celebraciones religiosas de estos días, ni compartir la alegría de la Pascua con muchos seres queridos.

Parece difícil esa alegría Pascual en estos momentos. A todos cuesta estar aislado, lejos de los padres o de los hijos. Se mete la intranquilidad por no poder trabajar, por falta de dinero; o por la incertidumbre futura: qué sucederá con lo económico, con la educación, en lo social. Estamos luchando solidariamente para contener la pandemia, y solidariamente intentaremos resolver los problemas, confiando mucho en Dios.


colabora hoy