:

Dios ha permitido La situación de aislamiento que estamos viviendo, pero igualmente quiere que crezcamos en la fe, en nuestra devoción a María Santísima, en la alegría que siempre es misionera cuando se está cerca de la Virgen.

Acudamos mucho a María particularmente este sábado, y en este año Mariano, rezando muchas veces delante de alguna imagen suya esas oraciones que nos gustan más, gastando las cuentas del Rosario. Basantes podrán seguir ese día a distancia, por los medios de comunicación o redes sociales, la Santa Misa en su honor o participar de alguna devoción mariana.

En sus manos están nuestras inquietudes y preocupaciones, nuestras alegrías que ella también celebra con nosotros, nuestras dificultades y necesidades personales y las de nuestro pueblo, y esta pandemia: estamos pidiendo mucho que Ella consiga de Dios la gracia de que se acabe.

María, Madre de nuestro pueblo, Esperanza nuestra, ruega por nosotros.

Que Dios los bendiga.

+ Hugo Nicolás Barbaro

Obispo de San Roque de Presidencia Roque Sáenz Peña

Chaco – Argentina


colabora hoy